Un viaje a través de la memoria del Suquía, un río sombrío, lleno de desesperación y resentimiento por su pueblo. Pero como el Nilo, el Sena o el Ganges, este río tiene mucho que susurrar sobre la ciudad que ha visto crecer en sus orillas.